Historiador, coleccionista, propietario de este restaurant con alma de museo, Ricardo Buiraz nos lleva a recorrer El Almacén, en  General Belgrano, la capital del río Salado.

Las características del lugar, lo hacen único, nació como una idea de gastronomía y , por su pasión por las cosas antiguas, hace 16 años lo decoró con elementos de viejos almacenes y boliches, que hoy son el corazón del restaurant. Objetos  auténticos, entre los que encontramos  un carro de panadero, un surtidor de YPF,  3 automóviles, dos Ford A del año 1929  y una Ford T modelo 1925. Es un homenaje a los viejos almacenes que vendían desde botones hasta autos, dice Buiraz.

Es un lugar con mucha historia: allí funcionó  la  escuela, el primer cine de la localidad, un prostíbulo, la primera  calesita, almacén y bar.

La carta actual es variada: parrilla, pasando por cazuela de cordero al disco, pescado y los exquisitos raviolones de cordero, ”Mago Capria” , entre otras varias opciones del menú. Si va a General Belgrano, no deje de visitar El Almacén , no se va a arrepentir.